• stlucysnwk

Celebrando el mes de Concientización sobre el Autismo en medio de una crisis mundial



En todo el mundo, el mes de abril es reconocido como el mes de "Concienciación sobre el autismo". Sin embargo, este abril adquiere un nuevo significado a la luz de la crisis de COVID-19 y espero que tal vez cree una oportunidad para la empatía y la comprensión, ya que esta pandemia mundial nos ha discapacitado, en cierto sentido, a todos de nuestra forma de vida “típica.”

El trastorno del espectro autista (TEA) o autismo es un trastorno del desarrollo que afecta la comunicación e interacción social de una persona. Las personas con TEA también tienen comportamientos, intereses y actividades restringidos y repetitivos. Estas características se encuentran en un "espectro" que varía de leve a grave. Mientras que una persona puede tener síntomas que afectan su capacidad para realizar actividades diarias, otra puede tener diferencias ligeramente notables y tener pocas, si es que tiene alguna, deficiencias funcionales.[1] Según el Centro para el Control de Enfermedades, el autismo afecta hoy a aproximadamente 1 de cada 54 niños en los Estados Unidos. En Nueva Jersey, ese número es 1 en 32.

¿Cómo se relacionan las estadísticas anteriores con nosotros como comunidad de la Iglesia Católica? Digamos, por ejemplo, si una parroquia tiene 100 miembros, eso significa que al menos 3 de ellos tendrán TEA. ¿Cómo son tratadas esas 3 familias dentro de la comunidad de la Iglesia? ¿Se sienten bienvenidos, apoyados? ¿O renuncian a participar en las celebraciones de la Iglesia porque el comportamiento de sus hijos o familiares se desvía de la norma? Aunque no se practica constantemente en todas las parroquias, la Iglesia Católica proporciona orientación clara y concisa sobre cómo las personas con discapacidad PUEDEN participar en la celebración de los sacramentos. Hay guías católicas y planes de estudio de formación religiosa que ya existen para proporcionar acceso a los sacramentos a los miembros discapacitados. Sin embargo, lo que falta es una disposición uniforme para implementar estos recursos de una parroquia a otra.


Las palabras adaptabilidad y accesibilidad son predominantes en el Directorio Nacional para la Catequesis (DNC). El capítulo 5 de la DNC, parte 36, subsección 3b-3 establece que: “Los católicos con discapacidades tienen derecho a participar en los sacramentos como miembros plenos que participan de la comunidad eclesial local. Todas las formas de la liturgia deben ser completamente accesibles a las personas con discapacidades, ya que ellas son la esencia del enlace espiritual que mantiene unida a la comunidad cristiana ." Sin las referencias anteriores, como seguidores de Jesús, instintivamente y explícitamente sabemos por sus enseñanzas más básicas, que el mensaje de salvación es para TODOS. Sabemos que Jesús quiere que nuestros hermanos y hermanas con problemas mentales y físicos sean participantes completos dentro de la comunidad de la Iglesia. Jesús quiere que estos miembros se sientan amados y apoyados por la Iglesia. Piensa en el consuelo y la esperanza que sentimos de nuestra vida de fe. ¿Realmente creemos que Dios quiere que nuestros miembros más vulnerables sean excluidos de esa experiencia?

El mensaje de Jesús es un mensaje de amor y misericordia. Todos somos importantes para Dios y Él tiene un propósito para cada uno de nosotros, sin importar nuestras habilidades físicas o mentales. Por lo tanto, todos estamos llamados a trabajar hacia nuestra santidad gradualmente cada día. Nuestro llamado a la santidad no pretende confinarnos, sino liberarnos. Como dijo el Papa Francisco: "Dios quiere que seamos santos y no conformarnos con una existencia templada y mediocre". Cuando luchamos por la santidad somos más de nosotros mismos, no menos. Todos dentro nuestros límites estamos llamados a perseguir nuestra santidad. Como comunidad de la Iglesia, debemos esforzarnos por llevar este mensaje a TODOS los miembros, no solo a los que se ajustan a los parámetros "típicos".


Escrito por Ylaisa Tejada.

Catequista de Confirmación y Coordinadora de Educación Religiosa para Niños con discapacidades de La Iglesia de Santa Lucía en Newark, New Jersey



[1]www.autismnj.org /Autismo: Comienze Aquí-Lo Que las Familias Necesitan Saber 3rd Edición- página 3





28 views
St. Lucy's Church

973-803-4200

www.saintlucy.net

118 Seventh Ave

Newark, NJ 07104

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

St. Lucy's Church 118 7th Ave, Newark NJ 07104 973-803-4200